OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Arménie
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Léproserie des Saints-Anges à Ouidah - Bénin
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Baffousam - Cameroun
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Dons de livres médicaux
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Géorgie
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Haïti
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Action hsopitalière pour Malisheve - Kosovo
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Dispensaire de Wadi El Arayech - Liban
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Lutte contre la lèpre
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Récupération de lunettes
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Léproserie de Djifanghor - Sénégal
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Kabou - Togo
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Projets internationaux - Centre chirurgical pour les lépreux de Gandhiji Seva Niketan
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Evénements / Actualité - La Municipalité de Marseille fait don au Prieuré de Provence d'un tableau représentant Mgr Mazloum
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Evénements / Actualité - Rermerciements Bulgarie
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Evénements / Actualité - Médaille de la ville de Marseille
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Historique des Hospitaliers de Saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Le Grand Prieuré de France
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Origine de la devise Atavis et Armis
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Les prétendues suppressions
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - L'Ordre de Notre-Dame du Mont-Carmel et ses destinées maritimes
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Frégate le Nérestang
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Liste des Grands Maîtres de l'Ordre
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Nicolas Roze
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Claude-Toussaint Marot, Comte de la Garaye
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - L'Ordre de Saint-Lazare de Jérusalem et l'Ecole Royale Militaire de Paris
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Histoire de la léproserie de Vaumorin-les-Varzy
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Historique du dispensaire de Wadi-el-Arayech
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Histoire de l'Ordre - Vidéos
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Héraldisme
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Bibliographie
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Archives
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Prière des Chevaliers de Saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - A propos du Petit Office à l'usage des Chevaliers de Saint Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Liste des Patriarches melkites grecs catholiques depuis 1833
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Fête de Saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Les Reliques - Marseille
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Litanies de Saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Procession de saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - La Cathédrale Sainte-Marie Majeure de Marseille
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Photos et illustrations
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Spiritualité - Documents
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Le Protecteur spirituel
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Le Grand Maître Emérite
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Le Grand Prieur Emérite
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Les Prieurs et Commandeurs
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Les Commissions
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Les Juridictions
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Atavis et Armis
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Commanderie de Saint-Denis - Bref historique

OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Prieuré de Provence Côte-d'Azur
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Commanderie de Toulon 2013
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Commanderie du Comtat Venaissin
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Commanderie de Corse 2017
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Boigny - Siège Magistral
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Membres illustres
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Liens
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Livre d'or
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Nous contacter
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Calendrier des événements
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Historique des Hospitaliers de Saint-Lazare
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - History of the Hospitallers of San Lazarus of Jerusalem
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Geschichte der Hospitaliter von Sankt Lazarus
OSLJ - Hospitaliers de Saint Lazare de Jérusalem - Grand Prieuré de France - Historial de los Hospitalarios de San Lázaro de Jerusalén

Versión para imprimir

Antes de las Cruzadas, en Jerusalén y fuera de las murallas de la Ciudad Santa, existía un hospital para los leprosos, dedicado al patronazgo de San Lázaro. Estaba en la jurisdicción de los Patriarcas griegos melquitas de Jerusalén. En él prestaban sus servicios unos monjes armenios que seguían la regla de San Basilio el Grande. La Orden de San Lázaro proviene de dicho hospital.


Cuando en 1098 los cruzados llegaron en Tierra Santa, el hospital de San Lázaro así como el de San Juan, reagrupados bajo el apellido de hospital de Jerusalén, eran administrados por el fraile Gerardo Tenque.


A diferencia de las demás Órdenes militares y religiosos que se ubicaron en Tierra Santa, San Juan, el Templo o Santa María de los Teutónicos que pertenecían a la Iglesia latina la Orden de San Lázaro quedó vinculada a la Iglesia de Oriente. En ausencia del Patriarca griego melquita, el Maestro de San Lázaro era el sufragáneo del arzobispo de los armenios.


Los hospitalarios de San Lázaro cuidaban a los leprosos y tenían que acoger entre ellos a los caballeros de las otras órdenes víctimas de la lepra. Es así como la Orden se volvió en orden militar.


Después de la toma de Jerusalén por Saladino en 1157, se desarrolló la empresa militar de los caballeros hospitalarios de San Lázaro. Participaron a la toma de Acre en 1191. Después se encuentran otra vez a los lados del emperador Federico II de Hohenstaufen, rey de Jerusalén, en su cruzada de 1227. En 1244, tomaron parte con heroísmo en la funesta batalla de Gaza.Luego, a los lados del rey de Francia, participan al combate de Damiette y a la batalla de Mansourah(1249).Cuando el sitio de San Juan de Acre en 1291, con los caballeros de las otras órdenes fueron los defensores heroicos de la última ciudadela de los cristianos en Oriente. Los supervivientes se refugiaron en Chipre.


Entonces encomiendas de la Orden existían en muchos países: Francia, Inglaterra, Escocia, Alemania, Hungria, España, Italia, Suiza, Flandes, &… En 1154, el Rey de Francia, Luis VII dio a la Orden el castillo real de Boigny, cerca de Orleans. Después de la pérdida de sus posesiones en Tierra Santa cuando la caída de San Juan de Acre en 1291, y de un breve pasó por Chipre, la Orden regresó a sus encomiendas europeas.


En 1308,el Rey de Francia, Felipe IV el Hermoso, acogió a su amparo y custodia al conjunto de los Caballeros de San Lázaro, lo que se convirtió en práctica hereditaria en el seno de la Monarquía francesa.


Bajo el mando del Gran Maestre que tenía su residencia en Boigny, la Orden de San Lázaro se dedicó en los diversos países donde tenía unas encomiendas al cui dado de los leprosos y a la creación de numerosas malaterías y leproserías.


A lo largo de los siglos XIV y XV, los Caballeros desarrollaron su actividad hospital aria, y su oficio militar se confirmó. Especialmente, estuvieron al lado del Rey de Francia durante la Guerra de Cien Años y algunos de ellos fueron compañeros de Juana de Arcos al sitio de Orleans.


Pero a fines del siglo XV y durante el siglo XVI, la Orden de San Lázaro tenía que enfrentarse con numerosas dificultades.


En 1517, el Prior de Capua se desvinculó de la Gran Maestranza de Boigny y constituyó un ramo distinto de la Orden, el cual, en 1572, se unió a la Orden de San Mauricio para formar la Orden de San Mauricio y San Lázaro bajo la Gran Maestranza hereditaria de los duque de Saboya (Casa transformada en Casa Real de Italia después). En Inglaterra, el rey Enrique VIII, cuando fomentó la ruptura con la Iglesia católica en 1534, integró al patrimonio real los bienes de la Orden. En Alemania y en Suiza, cuando la Reforma, la Orden resultó expoliada de sus bienes.


En Francia, gracias al amparo hereditario de los reyes, la Orden de San Lázaro escapó a cualquier absorción y expoliación. Los Grandes Maestros de Boigny representaron un papel importante. Fue el caso de Francesco Salviati (1578-1586), el cual, con la ayuda de Enrique III, mantuvo el carácter internacional de la Orden, o el de Aimard de Clermont de Chastes (1593-1603) que fue vice-almirante de Francia y Compañero del Rey.


En 1607, el rey Enrique IV creó la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, y, en 1608, y confió la Gran Maestranza al Gran Maestro de la Orden de San Lázaro, el maques de Nerestang. Ambas Órdenes reunidos llevaron una vida común hasta 1788, o sea durante un poco más de un siglo y medio, sin que, por eso, tuviera fusión o confusión. Desde 1779, sin embargo, cada Orden volvió a tener su reclutamiento y sus insignias propios.


En 1612, unos navíos de guerra enarbolando el pabellón de las Órdenes reunidas participaron a unas expediciones al Níger. En 1666, las Órdenes de San Lázaro y de Nuestra Señora del Monte Carmelo formaron una flota de guerra llevando un pabellón con las armas de ambas Órdenes cuyo puerto de amarre fue Saint-Malo. Dicha escuadra tenía diez fragatas. Finalmente, en 1677, las Órdenes fundaron una Academia de Marina en París.

En 1677, el rey Luis XIV confió a los caballeros de San Lázaro y de Nuestra Señora del Monte Carmelo la administración de todos los leproserías, hospitales y Casas de Dios del reino. Las Órdenes reunidas constituyeron un verdadero ministerio de la Salud hasta 1693.


Bajo la Gran Maestranza del marqués de Dangeau (1693-1720), las Órdenes disfrutaron de un periodo fasto y extendieron su reclutamiento en diversos países: España, Nápoles, Sajonia, Polonia, Dinamarca, Suecia, Escocia, y entre los cristianos de Oriente, en eso fieles a los orígenes de la Orden de San Lázaro.


Después del duque de Orleans, primer Príncipe de sangre rea, el Príncipe Luis de Francia, duque de Berry y futuro Luis XVI fue investido en la Gran Maestranza en 1757. Durante esta, las Órdenes fueron secularizadas por la bula Militarium ordinum institutio del papa Clemente XIV con fecha del 10 diciembre de 1772. Perdieron su carácter religioso para volverse en instituciones seglares, proponiendo a sus miembros una regla de vida spiritual.


El duque de Berry hecho delfín de Francia dimitió su cargo de Gran Maestre y su hermano, el conde de Provenza, futuro Luis XVIII le sucedió en 1773.


Por un reglamento del 21 de enero de 1779, el nuevo Gran Maestre separaba el reclutamiento de las Órdenes reunidas. La Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, en adelante, solo era reservada a los alumnos de la Escuela militar. La última promoción fue nombrada en julio 1787 y la Escuela militar suprimida en 1788. El rey Luis XVI, por letras patentes de septiembre de 1788, atribuyó los edificios de la Escuela militar a los Caballeros de San Lázaro.


Los acontecimientos de 1789 impidieron a la Orden proseguir sus actividades. No hubo investidura, cuando la de San Lázaro, como lo mandaba la tradición, el 17 de diciembre de 1789; y el gobierno revolucionario se incautó de todos los bienes de la Orden en 1791, incluso la encomienda maestral de Boigny. El conde de Provenza se marchó en emigración de donde siguió dirigiendo la Orden y nombrando a Caballeros. En 1799, acogió en la Orden al zar Pablo zar I de Rusia y el futuro zar Alejandro 1, igualmente en 1808 al Rey Gustavo IV de Suecia: la secularización de la Orden permitiendo admitir a cristianos no católicos. Una nueva vocación de la Orden aparecía, la de la unidad de los cristianos.


En1814, cuando el Rey Luis XVIII regresó a Francia, la Orden de San Lázaro recuperó su sitio, pero el Rey no conservó la Gran Maestranza, ostentando sólo el título de Protector.


Cuando su muerte en 1824, su sucesor, el Rey Carlos X se volvió protector de la Orden. Esta ahora estaba dirigida por el Consejo de los Caballeros entre los cuales constaban el comendador conde de Albignac y el comendador marqués de Autichamp secundados por el barón Silvestre, rey de armas de la Órden.


Luis XVIII siendo protector de la Orden no parece haber autorizado nombramientos y promociones en la Orden, al revés, durante el protectorado del rey Carlos X, una decena de nombramientos atestiguan su renacimiento.


Con la revolución de 1830, los caballeros de San Lázaro perdieron a su protector, el rey Carlos X teniendo que exiliarse. Y Luis-Felipe, Rey de los Franceses, desinteresándose de la Orden, los caballeros entonces volvieron al primer protector, el patriarca griego católico melquita. El patriarca Maximos III Malsoum en 1841 aceptó asumir otra vez dicho protectoría. Los responsables de la iglesia melquita San Nicolás de Myre, en Marsella, desde esta fecha, ostentan el título de Capellán de la Orden de San Lázaro.


Desde 1772 teniendo un carácter seglar, la Orden tampoco tenía vínculo formal con la Santa Sede. La pérdida de su protector temporal, el rey de Francia desde Felipe el Hermoso, le obligaba a encontrar a un fiador de su continuidad. La elección del patriarca griego católico es un giro fundamental en la historia de la Orden. Los Caballeros hospitalarios de San Lázaro así van a reanudar con la humildad de sus orígenes orientales e inscribirse en la continuidad de la bula Militarium ordinum institutio.


Desde 1844, participan a una obra importante en el marco de sus nuevos compromisos. Se trata de la reedificación del monasterio del Monte Carmelo cerca de Jerusalén.


En la segunda mitad del siglo XIX, los últimos Caballeros nombrados durante la Restauración se juntarán con unos Caballeros nombrados por los patriarcas sucesivos para mantener el servicio de la Orden. Dicho hecho fue confirmado formalmente por el patriarca Maximos y totalmente asumido por el actual patriarca Gregorio III.


En 1910, el patriarca Cirilo VIII Ghea restableció la Cancillería de la Orden en París, se hizo cargo de la gestión del Colegio. Después de la guerra de 1914-1918 se desarrolló en Francia, en España y en los Países Bajos bajo el mando de un consejo de los Oficiales como en 1841.


En 1930, el Gran Magisterio fue restaurado y Francisco de Borbón, duque de Sevilla lo encabezó con el título provisional de Teniente-General.


Entonces, la Orden prosiguió su obra con más intensidad, en particular, la ayuda a los enfermos, los leprosos, a los cristianos de Oriente y la actuación en favor de la unidad de los cristianos.


En diciembre 1935, el cabildo general se reunió en Francia y el Duque de Sevilla fue elegido Gran Maestre. Nuevas asociaciones nacionales se crearon especialmente en Alemania con el príncipe Fernando de Hohenzollern, en Bohemia con el príncipe Carlos de Schwartzenberg, en Rumania con el rey Karol II, en Bulgaria con el rey Boris III.



Durante la Segunda Guerra Mundial, la Orden de San Lázaro organizó desde 1940 un cuerpo de ambulancias para el frente francés. Durante la ocupación alemana, organizó un cuerpo de voluntarios de socorro llamados Voluntarios de la Orden de San Lázaro que salvó a numerosas vidas durante los bombardeos. Su acción humanitaria y patriótica fue reconocida por el gobierno francés en 1945 y 1947, el cual por dicha razón concedió la cruz de guerra al Gran Capitulario de la Orden.


Después del conflicto, los caballeros de San Lázaro desarrollaron sus obras caritativas y la Orden fue reconocida por varios gobiernos: España en 1940, Bolivia en 1950, Argentina en 1951, y después, Canadá en 1961, Senegal en 1971, Austria en 1977, Croacia en 1992 y Hungría en 1993.


En 1952, el duque de Sevilla falleció y su hijo Francisco de Borbón fue designado como Teniente-General del Maestrazgo y elegido en 1956 como Maestre.


En 1967,el Consejo Supremo de la Orden trasladó la sede magistral en Boigny. Dicho año, el duque de Nemours sucedió a Francisco de Borbón en el Maestrazgo.


En 1969, el Capítulo General tuvo que arbitrar una discrepancia entre el Maestre y el Gobierno de la Orden. Zanjó en contra del duque de Nemours y procedió a la elección de Pierre de Cossé, XIImo. Duque de Brissac que recibió el título de Teniente-General, y después, el de Maestre en 1976.


Las decisiones de los capítulos generales de 1967 y 1969 fueron ratificadas por el Protector Espiritual de la Orden, el Patriarca Maximos V, asegurando así su validez.


Sin embargo, unos miembros de la Orden rehusaron dicha decisión y se reagruparon alrededor del duque de Nemours. Cuando falleció en 1970, Francisco de Borbón y Borbón encabezó este grupo.


El Patriarca griego católico, fiador de la legitimidad y de la continuidad de la Orden creó una comisión de conciliación que se concluyó, en 1987, por el capítulo general de Oxford que procedió a la elección de un nuevo Maestre para toda la Orden reunida. Francisco de Cossé, marqués de Brissac fue elegido. 48mo. Maestre y Jefe Supremo de la Orden Militar y Hospitalaria de San Lázaro de Jerusalén, aquende como allende de los mares. Duque de Brissac.


Después de la muerte de su padre, el 4 de abril de 1993, se convirtió en el XIII° duque de Brissac.


Hoy mismo, la Orden de San Lázaro tiene presencia en todos los continentes y su acción hospital aria, tradicionalmente orientada hacia los leprosos y África, ahora se desarrolla en los países de Europa central y oriental, especialmente en la ex-Yugoslavia en guerra.


El Capítulo General de 1987 no habiendo sido totalmente realizado, en septiembre de 2008 y en Manchester, se convocó un nuevo Capítulo General durante el cual se realizó completamente la reunificación de las dos obediencias, es decir la Obediencia llamada de París (Duque de Brissac) y la Obediencia llamada de Malta (Duque de Sevilla).


Es importante recordar aquí unos principios que, como acaba de probarlo el estudio de nuestra historia, deben respetarse imperativamente para garantí zar su legitimidad.


El primero contempla la autonomía de la Orden, la cual depende de ninguna Autoridad exógena (al contrario de unos Ordenes reales o del Vaticano por ejemplo), lo que ha llevado una consecuencia fundamental en el transcurso de la Historia: ninguna autoridad sino el Capítulo General tuviera podido proceder a su disolución. Lo que nunca ocurrió, claro está, a pesar de tempo a veces difíciles.


El segundo atañe la necesidad imperiosa de l asentimiento del Patriarca griego Melquita Católico para todas las decisiones del Capítulo General. Fuera de dicho asentimiento, cualquier decisión resulta inaceptable.


El tercer principio se refiere a la trasmisión de la dignidad caballeresca por investidura; dicha trasmisión tiene que realizarse sin interrupción y con validez según el principio inmemorial: cualquier Caballero puede crear a otro Caballero.


Dichos principios permiten dar pruebas de discernimiento en las etapas de la vida de nuestra Orden, cuyos miembro se reclutan por cooptación entre personas de buena fama y llevando una vida honrada, perteneciendo a una de las confesiones cristianas, en regla con su Iglesia, y comprometiéndose en observar una regla de vida spiritual tanto como en practicar las virtudes caballerescas que son lealtad, generosidad, moderación, cortesía y honor, en mantener la Tradición y la Historia, y obrar para la unidad de los cristianos.

Arriba

Desde luego, la Orden se encuentra bajo la autoridad de un Maestre único, D.Carlos GEREDA, Marqués de ALMAZÁN ? Grande de España, Primo de S.M. el Rey D.Juan Carlos.